El místico Fiscal Pablo Sanchez

La oficina es pequeña. Las paredes son de madera igual que todos los muebles. La luz de la ventana es escasa, lo que obliga el uso de luz artificial todo el día. El doctor Pablo Sánchez Velarde está sentado frente a su escritorio abarrotado de documentos. Lo encontramos tecleando su teléfono. Imagino que envía un mensaje o responde el Whatsapp. En éste mundo de avances tecnológicos las preguntas y respuestas deben ser de manera inmediata, sobre todo si con quien dialogas es el Fiscal de la Nación.
Guarda el aparato y se levanta a saludarnos. “¿Cómo están? ¿qué tal fiestas?”, pregunta.
A Sánchez Velarde le gusta hacer preguntas. 34 años de su vida en el Ministerio Público se ha dedicado a interrogar y encontrar respuestas. Sin embargo, responder los cuestionamientos de los periodistas no es una de las cosas que le fascinen. Él sabe que vamos a la caza de la noticia y ésta no es la excepción.
“Aquí estoy pues… me van interrorgar -agrega soriente- los periodistas a veces parecen fiscales, y hasta jueces, porque a veces también sentencian”, asegura.
Al también Fiscal Supremo, le ha tocado asumir la jefatura del Ministerio Público en una época en que la coyuntura social está marcada por el escándalo político y que le ha impregnado a la Fiscalía un rol protagónico.
Desde hace un año, Pablo Sánchez Velarde, asumió como Fiscal de la Nación y éste es su análisis sobre lo que ha tenido que enfrentar y enfrentará su institución…

image

Usted comentó a inicios de enero que la Fiscalía no podía estar “descabezada” tras la expulsión del doctor Carlos Ramos Heredia ¿Fue un duro golpe a la institución éste tema?
No lo vería así con esos términos. Fue un hecho resuelto por una institución como es el Consejo Nacional de la Magistratura, que afectó la marcha institucional, pero había que continuar.

Pero estamos hablando de un Fiscal de la Nación y cuyos delitos que se le imputaban y aún siguen siendo investigados, fueron actos de corrupción y de pertenecer a una organización criminal. No era cualquier cosa…
Bueno, usando términos coloquiales podemos aceptar el término ‘golpe a la institución’. Lo que pasa es que término es intencional; tú golpeas a alguien. Y claro, asumí la dirección por ser el fiscal más antiguo. La tarea era recuperar la imagen insstitucional. Creo que hemos avanzado bastante en ello.

Podríamos comparar el caso del doctor Ramos Heredia con el de Blanca Nélida Colán?
No creo. Son situaciones distintas, porque hay que acordarse que en esa época se hablaba de un copamiento judicial, que no es el caso. No haría comparaciones.

Pero son inevitables las comparaciones, pues si antes hubo un copamiento judicial, ahora podemos hablar de una infiltración de grupos organizados que captan funcionarios… y captar al Fiscal de la Nación, es grave.
No lo vería por ese lado. Son hechos que yo entiendo han afectado la institución, pero que no suman una cuestión mayor y que de alguna manera lo dejo al avance de las investigaciones y de la historia de la Fiscalía

image

La política de Pablo Sánchez es trabajar duro y en silencio. Cada vez que se le pregunta por las investigaciones a altos funcionarios -que es lo que maneja su despacho- siempre responde de manera escueta. Prefiere no hablar de los casos. No porque no tenga resultados, sino porque a su juicio, se debe mantener las reservas de las investigaciones para no afectarlas.

¿Cuantos casos tiene en su despacho en el caso de altos funcionarios?
Al cierre son 52 los casos que han llegado a mi despacho, de los cuáles 20 ya se han resuelto y algunos están ya con proyecto de resolución que solo falta la firma.

El caso de la congresista aprista, Luciana León ¿se resolvió?  Ya pasó mucho tiempo…
Sí, ya se resolvió. Está colgado en la página web.

¿Y cuál fue el sentido?
Bueno se denunció un caso de enriquecmiento ilícito por un presunto desbalance patrimonial. Se hicieron las investigaciones, se pidieron informes y se hicieron las pericias del caso y se ha concluído que no hay desbalance patrimonial.

Entonces, el caso se ha archivado…
Sí, se archivó.

Y qué otro caso de altos funcionarios se ha resuelto?
También hemos archivado el caso del señor (Eleodoro) Mayorga, está en la página web -Mayorga era investigado por haber favorecido a la empresa Interoil y aún está pendiente otra denuncia por el Gasoducto del Sur- También hemos visto el caso del exmiembro del Tribunal Constitucional Gerardo Eto Cruz (Por sus vínculos con la mafia del alcalde de Chiclayo Roberto Torres). Hemos formalizado la denuncia para seguir investigando. Pero para eso necesitamos que el Congreso autorice.

Ya se envió el pedido para levantar su antejuicio?
Ya lo enviamos y ya depende del Congreso.

Con tantos casos en el Ministerio Público ¿ Cómo van de presupuesto?
La Fiscalía, en materia penal, es el primer eslabón, se requiere más. No puedo tener más fiscales porque no tengo para contratar más fiscales provisionales.

¿Con lo que se les otorga no les alcanza?
No y lo que pasa es que con tan poco presupuesto, no nos permite avanzar, crecer y lo que nosotros queremos es potenciar las fiscalías especializadas a nivel nacional.

A Pablo Sánchez le hubiera gustado ser cantante. Su padre y su hermano menor tienen ese don. “Yo soy malísimo, ni karaoke siquiera”, reconoce. Comenta a modo de anécdota que se preparó para ser Policía -atrapar a los malos siempre es el sueño de todos los niños- pero como tenía la vista muy corta le dijeron que no podía. Es por ello que siguió otro de sus sueños. Se hizo abogado y hoy persigue a los malos desde otra tribuna, desde la Fiscalía. “Postulé a derecho a la Universidad San Marcos y me fue muy bien, no me puedo quejar”, dice con una sonrisa en el rostro.
Sin embargo, su rostro nuevamente se endurece y su voz calma retoma su lugar cuando las preguntas de política aparecen.

Doctor, éste año ha sido complicado para la fiscalía porque se ha visto ligado al ámbito político. ¿Usted siente que se ha asumido algún pasivo sobre las decisiones que tomaron?
Ha sido un año difícil, pero nosotros hemos sabido mantener nuestra posición independiente. Se ha querido y se ha dicho, algunas veces, que la Fiscalía está politizada porque hay persecución política y eso no es cierto. No ha habido ninguna decisión nuestra que haya sido marcada por algún direccionamiento político.

Pero algunas situaciones me lleva a pensar que la Fiscalía ha sido usada como un instrumento de persecución política..
Que se mencione o se recurra a la fiscalía es otra cosa, pero desde nuestro trabajo, no. Te puedo decir que no la están utilizando. Quien mencionen a la Fiscalía, que se denuncie un hecho, entonces el Ministerio Público tiene que actuar. Es distinto a lo que opinan algunos personajes políticos. Pero la Fiscalía no se siente utilizada.

Pero se recurre a ésta y el trasfondo es muchas veces político…
Claro, no se puede evitar. Que lo denuncien y se investigará, se evaluará la denuncia, pero nosotros no vamos a ser utilizados con esa finalidad.

¿Cuál es el rol de la fiscalía con miras a las elecciones del 2016? Le pregunto, porque el Ministerio Público no puede estar de espaldas al desarrollo social y a la democrática.
De mis respuestas anteriores se desprende lo siguiente: No obedecemos a ningún lineamiento que no se señale en la Constitución y la Ley. Participamos; obviamente, en los comités electorales, y también actuamos en prevención del delito. No hay, desde nuestro punto de vista, sospecha o fórmula que haga pensar que actuaremos políticamente.

Pero vamos doctor, la Fiscalía es una institución que de alguna manera seguirá marcando la pauta en esta coyuntura electoral pues muchos de los partidos políticos que participarán y hasta confirmados candidatos presidenciales están sometidos a pesquisas por delitos graves…
Nosotros garantizamos la objetividad y legalidad de las investigaciones. No es que haya necesidad de pensar en un apuro porque vienen las elecciones. No. Las investigaciones van a acabar en su momento. Lo que sí le puedo asegurar es que se garantiza la independencia fiscal. Sin injerencias, ni intervención política. Si una investigación acaba antes o después de las elecciones, es porque así debe ser.

Doctor, usted tiene más de 30 años en la institución, por ende ha pasado por varios períodos ¿Cuál cree que fue más difícil de enfrentar como institución y como persecutor del delito, la corrupción de la década de los ’90 del Fujimorismo o el crimen organizado de narcotráfico, lavado y hasta corrupción de la última década?
Es una buena pregunta, pero implica situaciones distintas y formas distintas de delinquir. En la década de los ’90 (Fujimorismo) hubieron una serie de hechos y conductas delictivas de ese momento y bajo los esquemas de ese momento. Había corrupción, había prensa, habían autoridades sujetas al poder de turno. Muchos procesos he visto en esa época.

Y ahora ?
Ahora, la forma de cometer delitos se ha… se ha afinado un poco y ha avanzado bajo el crímen organizado y se presenta con otras características. Yo no haría una comparación, pero en esa época fue difícil.

¿Cual época? ¿En los ’90?
En los ’90 fue difícil y ahora también lo es. Aunque creo que fortaleciendo las instituciones las cosas se superan y lo que estamos haciendo es eso.

¿Ha sido complicado desde el punto de vista institucional el que la Fiscalía investigue a la esposa del Presidente de la República en ejercicio?
Ha sido significativo por la atención que ha merecido el caso. Ahora, no ha generado -desde nuestro punto de vista- algún tipo de enfrentamiento ni nada. Lo que han hecho los fiscales es actuar con su función.

image

El Presidente Humala ha solicitado que se le devuelvan las agendas a su esposa Nadine Heredia ¿Es lógico que un Presidente exija la devolución de una pieza procesal?
Eso lo tiene que decidir el fiscal que investiga el caso. Yo no puedo opinar porque mi opinión puede influir en lo que decida el fiscal. Es él quien debe decidir.

El señor César Acuña está siendo investigado en su despacho?
Hubo una por enriquecimiento ilícito, pero se archivó hace mucho tiempo. Ahora no hay ninguna en mi despacho. Creo que en Lavado de Activos, hay una.

El expresidente Alan García y del exministro Aurelio Pastor ¿Cuál es su situación de ellos en su despacho por el caso Narcoindultos?
En el caso del expresidente (Alan García) no tengo una denuncia concreta. Que yo recuerde, estamos esperando un informe de la Megacomisión. En el caso de Aurelio Pastor, sí se está investigando.

A 34 años de carrera y estando en el máximo escalón del Ministerio Público, Pablo Sánchez Velarde, hace una retrospectiva. Nos habla de la mística, esa que lo ha encaminado por éste sendero profesional. Y es por ello, que habla también de incentivar esa mística que logre formar cuadros, líderes que puedan llevar a la Fiscalía al sueño de ser la institución respetada por su eficiencia y sobre todo, su transparencia.

¿Fue difícil ser Fiscal de la Nación?
Cuando ingresé a la fiscalía no pensé llegar a ser Fiscal de la Nación. Cuando llegué a ser fiscal superior coordinador dije: Voy a ser supremo y luego ya se verá. Entonces, cuando llegué a ser supremo, dije: Puedo ser Fiscal de la Nación. Entonces, mi mirada es la mirada a lo que yo ya hice antes, es difícil que me digan una cosa cuando yo sé que es distinto. Es un ventaja que se llegue a este cargo con la experiencia, uno conoce a la gente y uno perfila.

¿Qué espera usted para la Fiscalía? ¿Cómo quisiera deajarla?
Estoy un año en la gestión, seis como titular. Yo llegué hace un año y me pregunté, bueno ¿y ahora qué voy a hacer? Lo que quiero es mejorar la imagen de la institución. Quiero dejar una institución fortalecida, quizá con más mística y que se vea la gestión nuestra que hizo trabajo, pensando en los instereses de la Fiscalía y no en los intereses personales.

Recuerda con cariño y admiración a sus jefes, el exfiscal de la Nación Federico Kajatt Chehade, un hombre humilde que jamás dejó de atender personalmente a los litigantes. A Pedro Méndez Jurado, exfiscal de la Nación, que vivió con humildad y que jamás se enriqueció.
“Esa es una de las mejores formas de culminar la gestión. Aportando todo lo que se puede sin necesidad de recibir nada indebido a cambio, solo el agradecimiento del país”, dice y así es cómo le gustaría culminar su gestión. Pero para eso, falta aún tres años más. Pablo Sánchez, recién empieza su reforma.

de El Rincón de Karem